Luego de 12 emprendimientos fallidos, he aprendido un par de cosas para reconocer cuando una motivación para emprender esta destinada al fracaso.

Así que si estas pensando iniciar un negocio o tenés algún familiar o amigo que lo este a punto de hacer, te comparto 5 motivos por los cuales no emprender:

  1. Quiero ser mi propio jefe - Querés matar a tu jefe actual porque siempre te da órdenes, no reconoce tu esfuerzo y sentís que podrías ser mucho mejor que el y que ese autazo con el que llega todos los días a la oficina es gracias a vos y que si emprendieras vos estarías manejando esa joyita. ¡FALSA MOTIVACION! siempre tendrás un jefe a quien cumplir, ya sea este tu cliente o tus socios o tus mismos empleados que de igual manera te exigirían resultados, así que nunca dejaras de tener “jefes”
  2. No quiero tener horarios de oficina - querés despertarte tarde, trabajar desde tu casa o te imaginas viajar por el mundo trabajando desde tu computadora o tal vez llegar tarde al trabajo y que nadie te diga nada. ¡FALSA MOTIVACION! Trabajaras más de los horarios establecidos, lo que es aún pero, dejarás de tener vacaciones libres de preocupación porque ahora el negocio es tuyo y siempre hay algo que esta sucediendo que merece la atención del capitán.
  3. Quiero ganar plata - con tu propio negocio crees que las cosas serán diferentes porque nadie es tan capo como vos y tu hamburguesa si será la mejor de todas así que ganar plata será mucho más fácil con mi propio negocio, ademas las ganancias se quedarán todas para mi. ¡FALSA MOTIVACION! Si quieres emprender por dinero, estas equivocado, los japoneses estiman que a partir de los 15 años de un emprendimiento, este recién se puede declarar una empresa consolidada, así que los primeros años serás de lejos el mas 'largau' de tus amigos, para que una empresa comience a rendir toma tiempo y paciencia, así que si lo que estas buscando es dinero no lo obtendrás rápido, por lo tanto te cansaras pronto y renunciaras a tu emprendimiento. Recuerda, el dinero debe ser una consecuencia y no un objetivo! (la cruda realidad es que no estamos en Silicon Valley) 
  4. Te cansaste de ser empleado - Tienes años en la misma empresa y ya te cansaste de ver al mismo portero, a la misma señora de limpieza, escuchar los mismos chismes y deseas renunciar para ser libre de una vez y comenzar tu exitante negocio propio! ¡FALSA MOTIVACION! Cuando comiences tu propio emprendiendo pronto llegara otro tipo de rutina igual o más fea que la anterior porque ahora te toca ir a impuestos, te toca ver balances financieros que no entiendes, ahora llega fin de año y no hay aguinaldo, por el contrario ¡hay doble aguinaldo! pero esta vez saldrá de tu bolsillo, en otras palabras te cansarás de ser emprendedor.
  5. Aprovechar "el terrenito" de mi abuelo - por ejemplo quieres dedicarte a la construcción porque tu familia tiene un terreno muy bien ubicado, queres traer a un artista porque conociste a su manager en el avión, querés abrir una heladería porque en la casa de tus padres hay un local perfecto para hacerlo. ¡FALSA MOTIVACION! Deja de ser oportunista, si tienes un terreno véndelo y que construya alguien que sabe, si conociste al super contacto pásaselo a alguien que este en el negocio de traer artistas, zapatero a su zapato, emprender no debe ser una consecuencia de una oportunidad que no tiene nada que ver con el negocio. 

urbn-2.png

Entonces, ¿no debo emprender nunca? No te confundas, soy un emprendedor empedernido, me encanta asumir riesgos, lanzarme al vacio, crear algo de cero y es apasionante hacerlo y de seguro que será la aventura mas loca de tu vida, así que la clave está en saber cuando es el momento indicado para hacerlo e identificar la motivación que hay por detrás de nuestra decisión.

Un emprendimiento debe ser una respuesta a una necesidad, debe existir un problema actualmente y que vos, por algún motivo, tenés la capacidad de resolverlo, pero ojo, no porque vos te crees con la capacidad, sino porque la gente te demanda en ese sentido y recurren a vos una y otra vez.

EJEMPLO: Hagamos de cuenta que haces unos masajes en el cuello que relajan a cualquiera, los haces inicialmente porque de niño experimentabas con tus padres, quienes llegaban cansados del trabajo y vos simplemente disfrutabas de ver como ayudabas a eliminar su stress, con el tiempo te fuiste haciendo de fama y más y más personas te solicitaban ayuda para combatir el stress.

De pronto te faltan manos, te falta tiempo y te falta un espacio para atender a esas personas, por lo tanto que haces?... ¡EXACTO! Llego la hora de emprender, de renunciar a tu trabajo actual, capacitar más gente, alquilar un espacio, sacar un NIT, etc, etc.

La consecuencia será obvia, ganarás el dinero que tanto querías, pero lo más importante de todo, es que los 5 puntos anteriores pasarán a un segundo plano porque no te importara tener jefes (clientes) horarios, etc. Por una simple razón: ¡Ahora disfrutas lo que haces!

 

Inscribete a nuestro blog

Nos gustaría saber tu opinión acerca de esta nota.

¡Comparte tu comentario aquí!