2 Minutos de lectura

Podemos:

  • Crearte estrategias de marca.
  • Montón de campañas.
  • Invertir cantidades absurdas en publicidades en Facebook e Instagram.
  • Hacer una mega producciones de fotos y videos.
  • Hacer que tu producto o servicio logré visibilidad.
  • Crear contenido por montón.
  • Asignarte un community manager que interactúe con tus fans.

Las redes sociales realmente pueden lograr muchas cosas. Pero si lo que estás ofreciendo es un producto o servicio sin valor, en lo único que te están ayudando, es en vender humo.

Muchas veces nos hemos topado con personas que quieren “estar en Facebook”, - ¿por qué? – les preguntamos, y si la respuesta involucra el “porque todos están ahí” o “mi competencia tiene una Fan Page”, sabemos que ya estamos partiendo con el pie izquierdo.

Generalmente, cuando hemos tomado clientes que querían estar en redes sociales, sin algún motivo en particular, las cosas no han salido bien. No teníamos claros los objetivos, nos basábamos en la cantidad de likes (hoy en día sabemos que ese dato casi que ni importa), publicábamos por publicar (pecado grave en el mundo digital).

No busco apuntar a nadie, porque en estos casos ha sido una falla tanto nuestra, como la del cliente. Fallas que por suerte cometimos, porque ahora sabemos cómo evitarlas, e incluso, cómo volcar la situación.

Mi punto es, antes de querer estar en Facebook, Instagram o la red social que deseés, conocé bien tu propósito como empresa, conocé tu producto o servicio. Si necesitás ayuda, descubramos cuál es su valor y luego, podemos hablar de redes sociales. Una vez escuché por ahí, “es tan bueno que no necesita publicidad”, y qué afirmación tan certera.

Por último, quiero añadir que estar en redes sociales no es para vender, es una consecuencia, sí. Es probable que tu presencia en redes sociales aumente tus ventas, ayude a la gente a llegar a tu negocio, colocarte en el mapa... de nuevo, sí.

Pero nosotros, los consumidores, vos y yo, no entramos entusiasmados a Instagram buscando una publicidad. Entramos para entretenernos, para informarnos. Sé parte de la conversación de tus seguidores, no seas otro anuncio intrusivo.

Te doy un ejemplo, si te fijás en la cuenta de Instagram de Apple, ¿cuántas fotografías del último iPhone ves?, ¿aparecen los precios?, ¿ofertas especiales?

redes sociales

Lo único que vas a encontrar es una enorme comunidad que comparte momentos (que, en efecto, son capturados con cámaras de iPhones). Apple, no te está vendiendo su teléfono, te está vendiendo experiencias.

Y vos, ¿qué vendés?

Inscribete a nuestro blog

¡SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD DE CONEXIÓN! 

¡BIENVENIDO HUMANO!